Los mejores scooters eléctricos 100 y 200 euros | 2020

Fue en 1963 cuando dos jóvenes surfistas americanos decidieron que querían mostrar lo que significaba surfear, pero en tierra, creando así el primer scooter. Lo llamaron «Surf Roll». En los años 80 el scooter sufrió varias modificaciones añadiendo el mango, el freno trasero y el manubrio. Poco a poco se fue acercando a como lo conocemos hoy en día. Sólo en los años 90 se añadió el motor eléctrico, creando el primer scooter eléctrico con su nombre en los EE.UU. Día tras día, sus características y beneficios mejoran, convirtiéndolo en un vehículo amado por todos.

 

¿Por qué debería comprar un scooter eléctrico?

Los scooters eléctricos ofrecen a la gente una manera de viajar cinco veces más rápido que caminando, respetando el medio ambiente, divirtiéndose y a un costo muy bajo. A diferencia de una bicicleta, ¡no sudas cuando llegas!

La velocidad, el tamaño, el peso, el alcance, la fiabilidad y el coste son sólo algunos de los factores que hay que considerar antes de comprar un e-scooter. En esta completa guía para la compra de un scooter eléctrico hemos tratado de ayudarle a entender lo que es importante para asegurarse de que elige el más adecuado para usted.

 

Los mejores scooters eléctricos económicos

El scooter eléctrico es un vehículo compacto para distancias cortas, especialmente adecuado para zonas urbanas. Es muy fácil de conducir y controlar y, gracias a un chasis plegable, puede ser transportado casi a cualquier lugar. Los scooters eléctricos son relativamente nuevos en el mercado, pero sin duda tienen un futuro ecológico en las grandes ciudades, ya que son perfectos para evitar el tráfico pesado sin problemas. También son ideales para viajes cortos, para compras rápidas

Es la versión moderna y tecnológica del modelo «antiguo», del que todos tenemos ciertamente memoria. De hecho, el scooter eléctrico puede definirse como el sucesor del nacido a principios del ‘900 y diseñado inicialmente como un juego para niños: llamado «scooter», fue un verdadero éxito, tan llamativo que quisieron proponerlo como medio de transporte, en virtud de la comodidad y practicidad que lo caracterizaba.

La idea surgió, en 1996, de un empresario de Zurich, Wim Ouboter, que dejó a un lado su coche y su bicicleta y creó «Micro» para llegar a su bar favorito, con sus excelentes cafés pero no exactamente «a la vuelta de la esquina». Plegable como un periódico y barato, el scooter tuvo una acogida más que positiva, tanto en los periódicos, que lo reseñaron con entusiasmo, como en las calles, donde fue considerado como la solución más de moda para moverse fácilmente en el centro de las grandes ciudades.

La historia del scooter es muy larga, por lo tanto, y desde que fue usado bajo «presión» humana, el agua ha pasado por debajo del puente: la versión eléctrica, de hecho, no necesita un empuje continuo, porque es un pequeño motor eléctrico que hace que el scooter mismo se mueva después de arrancar. Esta versión eléctrica, que en los últimos tiempos ha encontrado un amplio seguimiento, tanto como un juego puro como una alternativa válida al caos de la ciudad, en este segundo caso, como uno de los medios de transporte más utilizados dentro de las zonas urbanas.

 

Los mejores scooters eléctricos 100 y 200 euros | 2020

 

Características técnicas de los scooters eléctricos y su funcionamiento

Ahora hemos destacado el gran «boom» que han registrado recientemente los scooters eléctricos: cómodos, rápidos, respetuosos con el medio ambiente y fáciles de usar, han fascinado de hecho tanto a jóvenes como a mayores, cómplices, no en último lugar, de su coste, muy bajo y «tentador», y de la diversión relacionada con la conducción de estos medios de transporte de vanguardia. Después de los Estados Unidos, de hecho, el «epicentro» de este rotundo éxito, también Italia ha empezado a abrazar la nueva tendencia del momento, con resultados más que positivos.

Es difícil prescindir de los scooters eléctricos, una vez probados, también porque los beneficios que ofrecen son realmente innegables. Trataremos este aspecto en detalle en el párrafo correspondiente. Lo que empezamos a subrayar aquí, en cambio, es el indudable ahorro de tiempo que garantizan – cuando se desplazan entre las calles de la ciudad, en sustitución del transporte público, y también en vacaciones, para llegar más rápidamente a un determinado lugar – pero también la ausencia de suministro de gas, gasóleo o gasolina, lo que hace «archivar» como un mal recuerdo las expectativas de la gasolinera, a veces realmente largas y angustiosas.

Habiendo hecho esta breve introducción, ha llegado el momento de cuidar las características técnicas de estos nuevos y tecnológicos medios de transporte, sólidos en su construcción y a la vez ligeros, pequeños y contenidos con la batería. Características – las que analizaremos a continuación – necesarias de conocer para poder transmitir su compra al modelo de scooter eléctrico que mejor se adapte a sus necesidades personales.

Dimensiones. En cuanto a la versión clásica, la de los pulsadores, también para la eléctrica, las dimensiones juegan un papel importante, tanto en presencia de un modelo para adultos como en presencia de uno para niños. En el primer caso, de hecho, los patinetes eléctricos suelen utilizarse para viajes cortos, por ejemplo, del lugar de trabajo al autobús o al metro, y una vez en este vehículo deben poder almacenarse fácilmente, sin problemas de desorden. La única diferencia es que tienen que ser transportados en coche, aunque sean pequeños: la versión plegable es, por lo tanto, la preferida.

Peso soportado. El peso de los scooters eléctricos puede variar según los diferentes modelos, pero generalmente oscila entre 10 kg para la versión infantil y 20, 30 kg para la versión adulta, hasta más de 30 kg para los scooters eléctricos homologados para circular por la carretera y los que tienen varios accesorios opcionales, como el asiento. En lo que respecta al peso soportado, cabe señalar que los reposapiés de estos vehículos no pueden soportar un peso demasiado alto, tanto si se trata de modelos para adultos como para niños: en el primer caso, el límite máximo es de 100/150 kg, en el segundo de unos 18 kg, teniendo en cuenta que se trata de niños no mayores de 3 años. Dicho esto, en la hoja de datos técnicos del producto que se pretende adquirir hay más información sobre la capacidad del medio de transporte en cuestión.
Velocidad. Según los diferentes tipos disponibles en el mercado, los scooters eléctricos pueden alcanzar, en la versión para adultos, velocidades medias de 35 km/h, hasta 40 km/h en los modelos más potentes, aunque, en general, la mayoría de estos vehículos no superan los 20 km/h. En la versión infantil, en cambio, por la seguridad de los propios niños, los scooters eléctricos tienen una velocidad que oscila entre los 6 y los 15 km/h: los pequeños disfrutarán moviéndose en un scooter sin usar la fuerza de las piernas, y al mismo tiempo los padres se sentirán tranquilos.

Duración de la batería. Por lo general, varía según los modos de conducción y las velocidades medias, así como, por supuesto, según el tipo de batería, pero en principio, desde el punto de vista del kilometraje, la autonomía de la batería es de poco menos de 40 km. Algunas versiones de scooters eléctricos tienen más baterías, normalmente 3×12 V 14 A por hora, en el caso de los vehículos con más potencia. Normalmente la batería se coloca bajo la plataforma. En lo que respecta a los tiempos de carga, entonces, solemos hablar de 4-5 horas: es importante destacar este punto, para darse cuenta de cuánto tiempo habrá que esperar antes de poder volver a usar el scooter.

Y llegamos al funcionamiento de los scooters eléctricos: en el manillar del vehículo – facilitando el equilibrio y utilizado para cambiar de dirección – está el freno y generalmente el mango del acelerador. En ciertos modelos, especialmente en los modelos para niños, el acelerador también puede estar ubicado en la placa de pie y activarse mediante la presión del pie. Otras versiones, finalmente, tienen una silla de montar para el máximo confort. ¿Pero conducir un scooter eléctrico? ¿Es simple? Definitivamente, y aún más que un pequeño ciclomotor o una bicicleta, debido a la pequeña distancia entre el reposapiés y el asfalto, y la total ausencia de engranajes. Por esta razón puede ser utilizado como medio de transporte tanto por adultos (por ejemplo, por profesionales, para llegar al lugar de trabajo situado no muy lejos de su casa) como por adolescentes (que prefieren evitar tomar el transporte público o ir acompañados de sus padres para ir a la escuela).

 

Cómo elegir un scooter eléctrico: criterios a tener en cuenta

Las características técnicas de los scooters eléctricos -que acabamos de examinar- representan el punto de partida para la compra de lo que será el modelo más adecuado a las necesidades y deseos de cada uno, una compra justa y consciente, no «enturbiada» por la probable confusión que puede crear una gran disponibilidad en el mercado. En el momento de la elección, obviamente, no debe pasarse por alto el costo, argumento que dejamos de lado momentáneamente, para tratarlo más tarde en el curso de la discusión.

Entre estas características técnicas, en particular, las ruedas merecen una «atención especial»: aunque instintivamente podemos pensar que los vehículos en cuestión tienen dos ruedas, pequeñas y llenas, en realidad la oferta es realmente amplia. En general, las ruedas más pequeñas le darán mayor agilidad y facilidad de maniobra, mientras que las ruedas más grandes le permitirán abordar el terreno accidentado. Concretamente, entonces, las ruedas llenas tienen la ventaja de no pincharse, pero son menos estables en condiciones de humedad y en las curvas, mientras que las ruedas inflables -generalmente presentes en los modelos más caros- se caracterizan por una mejor amortiguación y, en consecuencia, por su comodidad, son más estables en las curvas y ofrecen una mayor velocidad; sin embargo, pueden pincharse, por lo que deben inflarse con regularidad.

En relación con las ruedas están las llantas y los cojinetes: en cuanto a los primeros, es aconsejable optar por modelos de aleación, más caros pero más resistentes a diferentes tensiones, para los segundos, sin embargo, nos referimos a un parámetro muy específico, el ABEC.

Además de las características técnicas, un papel muy importante en la elección de su scooter eléctrico lo asumen algunos parámetros de evaluación a los que conviene referirse. Entre ellas, en primer lugar el rendimiento en la carretera, y por lo tanto el factor de seguridad, no es en absoluto despreciable. En este sentido, los materiales de construcción no son un elemento pequeño, y el aluminio es el maestro gracias a una mezcla de fuerza y ligereza, aunque hay aleaciones de todo tipo en el mercado.

La facilidad de recarga y las horas de autonomía en movimiento que ofrece el scooter eléctrico -que se ha comentado en el párrafo anterior- son otro criterio a tener en cuenta, así como el diseño y la potencia: en relación con este segundo punto hay que destacar que los vehículos de este tipo más solicitados son los que tienen una potencia que va desde los 1000W hasta los 1600W, es decir, los que proporcionan una excelente velocidad.

Pero el factor que más merece un lugar destacado es la homologación: un scooter eléctrico homologado es un vehículo bien diseñado en todos los detalles y probado, que por esta razón resultará ser seguro, fiable y fabricado con materiales que habrán superado las pruebas de resistencia y durabilidad.

 

Patinetes eléctricos para adultos y niños

Antes de proceder al análisis de los diferentes tipos de scooters eléctricos -que trataremos en el siguiente párrafo- es conveniente hacer una primera distinción, la de los scooters eléctricos para adultos y los scooters eléctricos para niños. No es necesario pensar, como ya se ha mencionado, que el universo del que forman parte estos vehículos es prerrogativa exclusiva de los niños: al contrario, de hecho, son utilizados también por los adultos para viajes cortos o para llegar al lugar de trabajo, (pro)posando cada vez más como un medio de transporte válido y alternativo.

Ecológicos, silenciosos y fáciles de conducir, son -por último pero no menos importante- divertidos, un factor que acompaña tanto a adultos como a niños, y que da a los scooters eléctricos un valor añadido, un plus nada despreciable. Sin embargo, hay diferencias entre la versión adulta y la infantil.

Los modelos para adultos, estructurados y más potentes, pueden o no tener asiento, y básicamente ven dos parámetros de evaluación a seguir en la elección: la relación calidad/precio -es decir, un análisis preciso de las características técnicas, especialmente del tipo de motor y batería- y las necesidades y deseos personales, dados por el diseño, la comodidad y el uso para el que el scooter eléctrico está «destinado».

Los scooters eléctricos para niños, por otro lado, se caracterizan por su menor tamaño y velocidad y no tienen asiento. Idea-regalo válido, son un estímulo para salir de casa y quedarse fuera, dejando de lado las computadoras y la televisión por un tiempo, que son generalmente los «compañeros» de la mayoría de los días. Y, además de la diversión que distingue su uso, pueden ser un buen comienzo para enseñar a sus hijos las primeras reglas de la carretera, transmitiéndoles el sentido de responsabilidad relacionado con la conducción. Sin olvidar las protecciones apropiadas para usar, es decir, casco, rodilleras, coderas y puños, incluso a velocidad reducida.

Por último, pero no por ello menos importante, los patinetes eléctricos para niños representan un momento agradable de compartir con la familia, en un viaje al parque rodeado de naturaleza, por ejemplo, un momento de compartir ciertamente apreciado, a la luz del ritmo frenético impuesto por la sociedad actual, que desgraciadamente deja cada vez menos espacio para dedicarse a sí mismos y a sus seres queridos.

Obviamente, antes de proceder a la compra, es aconsejable comprobar que se trata de un modelo diseñado precisamente para niños, verificando, por tanto, la velocidad y el peso soportado.

Tipología Peso/velocidad de peso soportado
Tipología
Peso/Peso soportado
Velocidad
Scooters eléctricos para adultos 20-30 kg / 100-150 kg Una media de 35 km/h, hasta 40 km/h en los modelos más potentes
Patinetes eléctricos para niños 10 kg / 18 kg aprox., para niños de hasta 3 años 6 a 15 km/h

Hoverboard: ¿Qué son y cómo funcionan?

Además de los clásicos scooters eléctricos, hay dos tipos principales en el mercado: hoverboards y segways. Nos ocuparemos de lo primero aquí, remitiendo el debate de lo segundo al siguiente párrafo.

Los aerodeslizadores (o scooters eléctricos autobalanceados) proceden directamente de China, donde, sin embargo, no se les llama de manera exclusiva con este nombre, ya que existen tres o cuatro definiciones para el producto en cuestión. Literalmente «scooter», deben su éxito a la fascinación de la ciencia ficción… que no recuerda, de hecho, la patineta voladora usada por Marty McFly – el actor Michael J.Fox – en la saga «Regreso al Futuro? Sin duda, el revolucionario avión pasó inmediatamente a formar parte del imaginario colectivo como el clásico «objeto de deseo», y el precursor del éxito en el mercado occidental fue la exhibición pública de muchas celebridades americanas «en compañía» de estos futuristas medios de transporte.

¿Pero de qué están hechos exactamente los aerodeslizadores? ¿Y cómo funcionan? Equipadas con dos ruedas paralelas de 6 o 10 pulgadas de diámetro, y sin manillar, se mueven en virtud de un motor eléctrico alimentado por una batería que suele alcanzar 2 horas de autonomía. Se controlan inclinando los pies por separado o juntos: cada pie, de hecho, controla una rueda y debe inclinarse hacia adelante para acelerar y hacia atrás para frenar. Levantando un pie o empujando un pie más profundo, se dobla siguiendo la dirección del pie que está más inclinado hacia adelante.

Más voluminosos que los scooters clásicos, los aerodeslizadores son bastante pesados – generalmente 10 kg para el modelo de 6 pulgadas – y llevarlos consigo, por ejemplo en el transporte público, no es fácil ni siquiera con la bolsa especial que los contiene.

Más expeditivo que un paseo y más lento que una bicicleta, pueden alcanzar velocidades de 20 Km/h y aparentemente están al alcance de cualquiera: sin embargo, hay que considerar que aunque hay una electrónica detrás del equilibrio del dispositivo, parte del equilibrio mismo debe ser necesariamente el «trabajo» del «pasajero».

Las diferentes versiones de los aerodeslizadores tienen LED que se iluminan en condiciones de poca visibilidad, de modo que pueden ser detectados incluso por la noche y de noche, mientras que los modelos más recientes e innovadores también pueden ser utilizados en superficies que no son completamente lisas y con ligeras diferencias de altura.

¿Pero los usas? ¿Qué es lo que realmente es posible? Aunque pueden considerarse un medio no contaminante y funcional para recorrer distancias cortas (para ir al trabajo o a la escuela, por ejemplo), los aerodeslizadores no pueden circular realmente por las calzadas o incluso por las aceras – y ello porque el Código de Circulación de muchos países, entre ellos Italia, no los reconoce como vehículos – sino sólo en zonas especialmente dedicadas, así como en las privadas. Sin embargo, según el Código de Circulación, parece que, por exclusión, se pueden utilizar los aerodeslizadores en los muelles, es decir, «la parte de la carretera entre el borde de la calzada y el más cercano de los siguientes elementos longitudinales: pavimento, divisor de tráfico, terraplén, borde interior del bache, borde superior del terraplén en los terraplenes».

Dicho esto, para un uso seguro el consejo es usar un casco, rodilleras y coderas para protegerse en caso de caídas.

 

Segway: definición y modo de operación

Creado en 2001 por el norteamericano Dean Kamen -y presentado inicialmente con el nombre en clave «Ginger»- el segway es un sistema de transporte personal que, gracias a una revolucionaria combinación de informática, mecánica y electrónica, es capaz de realizar algunas maniobras de forma automática. Equipado con una plataforma autobalanceable con dos ruedas paralelas, y equipado con manillares, te paras en ella y la usas haciendo simples movimientos corporales: hacia adelante para empezar, hacia atrás para frenar y retroceder, y a la derecha o izquierda para girar.

También llamado «biga» por su forma, que recuerda a la del carro de guerra romano, el segway es muy versátil, pudiendo desplazarse por cualquier tipo de terreno, ya sea hierba, asfalto, barro o grava. Pero también puede ser una forma original y «no convencional» de visitar lugares ricos en historia y cultura, y de hecho hay varias agencias de turismo que organizan agradables visitas guiadas dentro de ciudades como Roma y Torno, por ejemplo. La velocidad máxima es de 20 Km/h, con una autonomía de 6 horas. La única «novedad» del segway, su precio, que está alrededor de 4000/5000 euros, un precio, este es unas 10 veces más alto que el del scooter eléctrico.

 

Aparte de los aspectos puramente prácticos y técnicos, se sugiere poner el máximo cuidado en la «conservación» de los ciclomotores eléctricos, alojándolos, preferentemente, en el interior de la propia casa: a este respecto, hay que tener en cuenta, entre otras cosas, el poco espacio que ocuparán, siendo estos medios de transporte en su mayoría plegables. En cualquier caso, es aconsejable tomar las precauciones necesarias, protegiendo los propios scooters de posibles inclemencias del tiempo, que podrían desgastar las diferentes partes.

Sin embargo, como se puede adivinar fácilmente, puede suceder – a pesar del cuidado y la atención que se le ha prestado – que el scooter eléctrico tenga un defecto de fábrica, pierda una pieza o necesite ser reemplazada, o incluso tenga un fallo. Estas situaciones no deben ser motivo de preocupación, porque son perfectamente manejables y manejables: en caso de que surja la necesidad de un reemplazo, de hecho, las piezas de repuesto están fácilmente disponibles en el mercado, especialmente si se ha elegido un modelo de una marca conocida.

 

El costo de los scooters eléctricos

Ligeros, ecológicos y fáciles de usar, los scooters eléctricos responden a las necesidades tanto lúdicas como «logísticas», satisfaciendo las necesidades de aquellos que quieren ahorrar tiempo en los desplazamientos. Como tal, como se ha señalado durante este debate, se han seguido ampliamente en los últimos tiempos, por lo que la disponibilidad de modelos, y en consecuencia los precios, es enorme en el mercado. Precios que varían en relación con las características básicas y las opciones que ofrece el propio scooter eléctrico, respondiendo a lo que son las necesidades personales del comprador. A este respecto, Internet es de gran ayuda, mediante reseñas y opiniones que pueden transmitir la elección de uno hacia un modelo en lugar de otro, destacando los méritos y defectos, estos últimos si los hubiera.

Dicho esto, el coste medio de un scooter eléctrico en las tiendas oscila entre unos 100 euros y 500 euros para los modelos «profesionales» destinados a ser usados por adultos. Para ahorrar dinero, puede hacer su compra en línea, donde los rangos de precios disponibles son realmente convenientes.

Otra cuestión, sin embargo, se refiere a la posible compra de un scooter eléctrico usado, esta elección depende no sólo de la cantidad de que disponga, sino también de las opiniones personales al respecto. Quienes tienen la intención, ya desde el principio, de comprar un nuevo producto, no «cederán» ni siquiera ante un precio ventajoso; por el contrario, quienes tienen un presupuesto limitado, con un producto usado podrán obtener un artículo tecnológicamente fiable, pero con un gasto reducido. Los parámetros de evaluación, por lo tanto, como es fácil de adivinar, «oscilan» según los deseos o necesidades de cada uno: el único punto en el que vale la pena detenerse son los posibles riesgos relacionados con la compra de un scooter eléctrico usado y, por lo tanto, las «críticas» que el mismo podría presentar, como los arañazos causados por golpes o caídas.

 

Ventajas y desventajas de los scooters eléctricos

¿Por qué elegir un scooter eléctrico? ¿Por qué optar por este innovador medio de transporte? Porque tiene ventajas que otros medios de transporte no tienen, para empezar, y luego porque es divertido para los adultos, no sólo para los niños. Obviamente, como todo medio de transporte, tiene algunos «inconvenientes», algunas «contraindicaciones». Pero procedamos con orden, empezando por las innegables ventajas de los scooters eléctricos, ventajas que los han convertido en la tendencia de los últimos tiempos.

Ligeras, silenciosas, de impacto cero, necesitan poca energía para funcionar y poco mantenimiento. Prácticos en pequeños movimientos, permiten llegar rápidamente a su destino, sin estrés ni fatiga, y gracias a la compacidad que los caracteriza, también pueden atravesar cuellos de botella o espacios limitados. Las dimensiones reducidas, entonces, y la posibilidad de plegarse, que ofrecen algunos modelos, hacen que los scooters eléctricos sean portátiles con usted en todas partes.

Son fáciles de conducir, son versátiles y adecuados también para los niños y, en particular, no hay que olvidar que son «divertidísimos», factor que los distingue de los medios de transporte comunes.

Frente a las ventajas que se acaban de destacar, se plantea la cuestión de si existen o no inconvenientes. Como se mencionó al principio de este párrafo, hay, de hecho, algunos «límites». La primera viene dada por el hecho de que los medios de transporte objeto de esta discusión pueden «servir» sólo para distancias cortas, porque la autonomía y la velocidad de la batería se reducen: generalmente, después de unos 35 Km es necesario recargar la batería con el cargador apropiado. Sin embargo, hay que decir que el scooter eléctrico ha sido diseñado para pequeños movimientos, por lo que se podría decir que está en presencia de un «límite-no límite».

Otro punto a destacar es el riesgo de caídas relacionado con el uso del propio scooter eléctrico: aunque sea seguro y fiable, de hecho, puede dar lugar a caídas o colisiones accidentales, por lo que siempre se recomienda tener la máxima precaución, sin olvidar la protección adecuada que hay que llevar.

Patinetes de estilo libre y patines para personas mayores y discapacitadas
Una vez terminado el tema de los scooters eléctricos – ilustrado en profundidad con todos los aspectos relacionados con ellos – vale la pena detenerse en los scooters de estilo libre y en los scooters para ancianos y discapacitados, aunque difieren del tema de esta discusión. Vale la pena porque los primeros representan una versión particular de los scooters clásicos, que introdujeron esta exposición, mientras que los scooters eléctricos se encuentran entre los medios de transporte «verdes» -al igual que los scooters eléctricos- y la mayoría de los scooters para ancianos y discapacitados entran en la categoría de los scooters eléctricos. Y es importante destacar cómo estos medios de transporte pueden ayudar a quienes tienen dificultades para viajar, como una solución válida para ganar independencia en la realización de diferentes actividades: una compra, una visita a un pariente o amigo, por ejemplo, pero también simplemente ir a donde se quiera.

Tratemos ambos temas, por separado, en los siguientes párrafos.

Patinetes de estilo libre
Nacido a principios del ‘900 en los Estados Unidos, los scooters de estilo libre representan una versión particular de los scooters clásicos – como se menciona ahora – y se utilizan para realizar evoluciones acrobáticas, generalmente en áreas específicas, como los skateparks, pero también en las plazas, en tiempos recientes. ¿Quién no ha visto nunca verdaderos «espectáculos» de jóvenes lanzándose desde rampas, realizando movimientos que literalmente lo dejan a uno sin palabras?

Sin embargo, para llevar a cabo estas evoluciones, no basta con un scooter tradicional, sino que éste tiene ciertas características: además del peso máximo soportado, de hecho, se necesita ante todo ligereza, pero también resistencia al impacto, sin descuidar los materiales con los que está fabricado el chasis y la estructura de las ruedas. Consideremos, por lo tanto, un poco más en detalle, todas estas características.

Estructura. Al estar diseñados para realizar ciertos movimientos (los llamados trucos), los scooters de estilo libre deben ser la «combinación» correcta de ligereza y resistencia, y el aluminio es generalmente el material que mejor cumple estos requisitos, por lo que se utiliza para la realización de los propios scooters. También el diseño, por supuesto, quiere su parte, «apareciendo» con diseños o decoraciones que tienen por ejemplo una referencia al estilo libre preferido.

Estribo. De tales dimensiones que es posible posicionar ambos pies de manera cómoda y fácil, se suele personalizar con pinturas o representaciones. En el estilo libre, el factor de agarre, vinculado al reposapiés, es especialmente importante porque si un pie perdiera su punto de apoyo y se cayera, se perdería el equilibrio, con el consiguiente riesgo de caída.
Manillar. Capaz de girar 360°, el manubrio permite al usuario hacer figuras fantásticas y volver a su posición original y luego aterrizar con seguridad. Único y de una sola pieza, y no ajustable, tiene dos pomos que aseguran la máxima maniobrabilidad, evitando que las manos se resbalen o pierdan el agarre.

Ruedas. En número de dos, deben ser hechos con ruedas de aleación, fuertes y resistentes a cualquier tensión. Hay que prestar mucha atención al valor ABEC de los propios cojinetes de las ruedas, ya que este valor determinará la mayor o menor fluidez del movimiento: generalmente un scooter de estilo libre de calidad está equipado con cojinetes ABEC 9 u 11.

Dimensiones. Las dimensiones de los scooters freestyle, reducidas en comparación con las de las versiones tradicionales, permiten a quienes los utilizan la máxima practicidad y maniobrabilidad durante los saltos y las evoluciones. Dimensiones reducidas que garantizan también el máximo confort en los desplazamientos: la compacidad que distingue a estos scooters, de hecho, los hace fáciles de transportar, en coche, autobús o tranvía, pero también a pie, ya que suelen ir equipados con una cómoda correa para el hombro. Y hace que sean fáciles de guardar después de usarlos.

Peso soportado. Como los scooters tradicionales, los scooters de estilo libre pueden soportar ciertos pesos. Aunque estos pesos varían según la marca y los materiales de construcción de los propios scooters, generalmente oscilan entre 60 kg en los modelos para niños y un máximo de 100 kg en los modelos para adultos. Es de fundamental importancia prestar la máxima atención a estos parámetros, ya que sólo cumpliendo con ellos se puede utilizar el scooter de forma segura y aprovechando todo su potencial.

Frenos. A diferencia de las tradicionales, equipadas con frenos colocados sobre la rueda trasera, las motos de estilo libre tienen frenos colocados en el manubrio. Los mejores son los que se flexionan, una pieza metálica atornillada directamente al vehículo y presionando el volante.

 

Ventajas de los scooters eléctricos:

Transporte inteligente – Con un scooter eléctrico, puedes llegar a cualquier parte. Por eso es una gran ventaja, especialmente en las grandes zonas urbanas. Gracias a su sencillo control y su tamaño compacto, son especialmente útiles si tienes que superar rápidamente una distancia más corta.

Un nuevo tipo de diversión – Montar en un scooter eléctrico no sólo es una forma práctica de moverse por la ciudad, sino también una gran manera de pasar el tiempo libre. Puedes comprarlo para ti o para tus hijos, asegurando así mucha diversión para ti y tu familia, tanto en casa como en las vacaciones.

Protección del medio ambiente – Como su nombre indica, los scooters eléctricos funcionan con baterías. La batería se puede recargar en varias horas y entonces eres libre de empezar otro viaje. Por lo tanto, conducir un scooter eléctrico ayuda a preservar el medio ambiente.

Marco plegable – Los scooters eléctricos están hechos para que se puedan plegar rápida y fácilmente. En caso de que ya no quiera conducir el scooter o la batería esté baja, puede doblarlo rápidamente y continuar a pie.

Operación simple – Cualquiera puede usar fácilmente un scooter eléctrico. Todo lo que tienes que hacer es encenderlo, empujarlo del suelo y conducir. Con una pantalla fácil de leer, un ajuste sencillo de la velocidad y un sistema de frenado eficaz, tienes el scooter completamente bajo control.

Guía completa para la compra de un scooter eléctrico

Hay 3 factores principales que influyen en la calidad del paseo:

El tamaño de las ruedas
Sugerimos encarecidamente que evite las ruedas de menos de 8 pulgadas de diámetro. Las ruedas más pequeñas dan un paseo más duro y son más propensas a quedarse atascadas en baches.

Llantas llenas de aire o llantas llenas
los neumáticos llenos de aire definitivamente te dan una mejor conducción. Se recomienda encarecidamente utilizar un líquido de protección contra perforaciones (véase los accesorios recomendados), ya que no es fácil reparar las perforaciones. Los neumáticos de las motos son mucho más difíciles de montar y desmontar que los de las bicicletas, lo que hace que la fijación de los pinchazos sea mucho más difícil. Los neumáticos macizos ofrecen una solución a los pinchazos si conduces regularmente donde hay muchos cristales, alfileres o clavos.

Suspensión
Una buena idea, pero sólo quita las sacudidas de los baches más grandes. Un scooter con neumáticos grandes y llenos de aire sin suspensión dará un paseo más suave que un scooter con suspensión, pero con neumáticos sólidos y ruedas pequeñas.

Por regla general, se necesitan ruedas grandes con aire en los neumáticos O se necesita suspensión. Si vas a hacer mucho off-road, necesitarás neumáticos con una banda de rodadura grasienta.

Velocidad
La velocidad viene determinada por la potencia del motor, el peso del conductor, la fuerza con la que se inflan los neumáticos y la superficie en la que se conduce. Las velocidades indicadas se basan generalmente en una persona de 70 kg. que utiliza una superficie plana y lisa con neumáticos debidamente inflados. Nuestro consejo es no perseguir la velocidad máxima. Una velocidad de unos 15 kilómetros por hora es ideal. La velocidad media a pie es de 4 millas por hora, la velocidad media del coche en Londres es de 7 millas por hora y la velocidad media de la bicicleta para los viajeros es de 14 millas por hora. La pendiente de la carretera y el peso del ciclista afectarán a la velocidad a la que puede viajar su scooter; en las colinas escarpadas, cuanto más pesado sea, más lento irá.

Hay 3 tipos principales de frenos en los scooters eléctricos:

Frenos eléctricos
Poco mantenimiento, pero menos eficaz para detenerse rápidamente.
Frenos de disco y de tambor: los mejores de todos, pero se desgastarán con el tiempo. Eventualmente necesitarán una revisión, como un coche.
Frenos de pie: requieren que te quedes en el guardabarros trasero. A menos que estés acostumbrado a usar un scooter para niños, lleva tiempo dominarlo.

Alcance
Es importante señalar que las gamas mencionadas por los fabricantes para los scooters eléctricos son generalmente los mejores ejemplos. La mayoría de ellas se basan en una persona ligera (70 kg) que conduce por una carretera lisa, plana y recta con una batería nueva. Tengan en cuenta que los scooters más baratos tienen baterías más baratas y la cantidad de carga que pueden soportar disminuye con cada carga.

Calidad
La mayoría de las scooters se fabrican en China. Los fabricantes chinos producen algunos productos de alta calidad (como el iPhone), pero también producen basura absoluta. Algunos scooters eléctricos parecen baratos y «plastificados». Mientras que la industria de los scooters eléctricos está en sus inicios, es prudente apegarse a compañías más grandes y respetables.

Fiabilidad
Los scooters eléctricos son todavía una categoría de productos relativamente nueva. Nuestro consejo es que nos atengamos a los grandes fabricantes. Hemos oído hablar de algunos fabricantes de scooters eléctricos que han tenido hasta un 30% de defectos (por supuesto no tendríamos existencias de estos productos).